Inspiración para estudiantes que crean y comunican
3 consejos para perder el MIEDO ESCÉNICO y ganar CONFIANZA

3 consejos para perder el MIEDO ESCÉNICO y ganar CONFIANZA

Hoy hablaremos de cómo puedes SUPERAR EL MIEDO de hablar en público con «3 consejos para perder el miedo escénico y ganar más confianza» a la hora de hablar frente a un grupo de personas.

¡Hola! Bienvenido a una nueva entrada.

¿Eres de los que tiemblan cuando les toca hablar en público? ¿Te gustaría dejar de tener miedo de hablar frente a otros? ¿ Aún te sientes ansioso cuando vas a hablar en tus reuniones virtuales?

Comunicar tus ideas claramente y presentarlas ante un público es un componente ESENCIAL del éxito en varios ámbitos de la vida. Ser un buen orador público puede ayudarte a avanzar en tu carrera, hacer crecer tu negocio y formar buenas colaboraciones.

¡Quédate! Para que empieces a aplicar estos consejos que sé que ayudarán a calmar tus nervios y a hablar con más seguridad en público.

¿Qué es el miedo escénico?

Aunque no lo creas, el miedo de hablar el público ¡hasta tiene nombre! Se le llama ‘glosofobia’ o ansiedad para hablar.

Algunos síntomas son:

  • Ansiedad intensa.
  • Evitar eventos donde las personas asistentes centren su atención sobre ti.
  • Nauseas.
  • Sensación de pánico.
  • Sudoración excesiva.
  • Tensión en la voz.
  • Temblor en la voz.
  • Utilización de muletillas (Umm… Eh…).

¡Yo no podía hablar en público sin temblar!

Yo solía ser muy nerviosa al sentirme el centro de atención de más de dos personas, y peor aún cuando me tocaba hablar.

Mi mente se nublaba hasta el punto de creer que se me había olvidado todo antes de comenzar. Otras veces mis manos y mandíbula temblaban. Y pensaba que diría cosas sin sentido y sería la burla de todos. Además de tener el deseo intenso de que se terminara mi discurso.

¡Qué pena! Quería hablar bien, con confianza y seguridad… pero parecía que iba a ser una meta imposible de alcanzar.

Por algún tiempo, luego de hablar en público quedaba decepcionada de mi misma ¡Otra vez tuve esos errores atormentantes! ¡Qué vergüenza, seguro todos lo notaron!

Pero poco a poco, esforzándome a mí misma a hablar frente a otros (a hacer eso que justamente me salía horrible) y buscando mejorar mis técnicas, empecé a notar pequeños cambios. Ya no temblaba tanto, los bloqueos mentales no eran tan violentos e incluso podría decir que lo comenzaba a disfrutar.

Luego de mi experiencia, estoy segura de que CUALQUIERA puede aprender a controlar los nervios que conlleva el hablar en público.

¿Porqué sentimos miedo al hablar en público?

El miedo a hablar en público no está tan relacionado con la calidad del tema como con cómo te sientes, piensas o actúas ( tú como el hablante) cuando te enfrentas a hablar en público.

Algunas personas tal vez tuvieron experiencias traumáticas, otras han evitado encarar el miedo de hablar en público por mucho tiempo, otras creen que «lo que van a decir no es importante» o que «no son lo suficientemente buenos», otras creen que van a ser rechazadas y burladas, otras han sido el objeto de burla de algunas personas por no poder pronunciar algunas palabras bien. ¡Tantas razones!

Pero, desde mi experiencia personal, conocer las causas y meditar en el pasado no sirve de nada. ¡DE NADA! Esto sólo nos va a reforzar el papel de víctimas y no lograremos alcanzar nuestras metas.

Si estás leyendo esto, es porque TE INTERESA AVANZAR. Te interesa crecer como persona y superar el miedo, y te digo que SÍ ES POSIBLE. Continúa leyendo para que empieces a aplicar los consejos y comiences a conquistar tus sueños.

¿Estás listo? Aquí te dejo los consejos que te prometí.

¡VAMOS!

3 consejos para perder el MIEDO ESCÉNICO y ganar CONFIANZA

Foto de Educación creado por master1305 – www.freepik.es.

1. No lo pienses mucho ¡Salta!

El primero consejo es ‘No lo pienses mucho’, y te quiere decir que te empujes a ti mismo a tener esos momentos de hablar en público. Puede sonar como UNA PESADILLA total cuando te lo imaginas (¿Quién querría saltar hacia su propio miedo? Pues… cualquiera que lo quiera superar) ¡No lo pienses tanto!

Recuerdo que cuando comencé a hablar en público, yo asumí una responsabilidad. Debía hablar un día a la semana en público, y como te imaginarás al principio era UNA PESADILLA en carne viva. Te aseguro que temblé, me sentí la burla de todos (aunque no parecía que se burlaran), lloré en mi casa y deseaba jamás tener que volver.

Pero con el miedo tan arraigado en mí, esta fue la forma que me empezó a liberar… el EXPONERME y ser VULNERABLE, lo que a la final me llevó darme cuenta de que JAMÁS fue ni la mitad de horrible de lo que me imaginé. Salté hacia mi miedo.

El estar comprometida y el empujarme a mi misma a hacerlo creó en mí una resiliencia y carácter que me han ayudado hasta ahora. Así que… ¡Salta!

RETO: Participa verbalmente una vez en cada clase y aventúrate a las exposiciones.

2. Practica, practica y practica más

El segundo consejo es «¡Practica!». Cuando ya hemos enfrentado nuestro miedo varias veces, ya no nos asusta tanto y la intensidad de esos sentimientos tiende a bajar un poco. Eso nos da el chance de estar más conscientes sobre lo que hablaremos.

Luego de tener el tema del que hablaremos organizado y habiéndolo estudiado, no podemos esperar que nuestro discurso salga PERFECTO si sólo lo practicamos unas tres veces… contando la que leímos.

NECESITAMOS dedicar tiempo para practicar y aprendernos el discurso de arriba para abajo. NO VAMOS A AVANZAR SI NO PRACTICAMOS. Hay una enorme diferencia entre un discurso estudiado, interiorizado y practicado a uno simplemente leído.

Cuando ya había superado un poco el miedo recuerdo practicar hasta seis o más veces lo que hablaría en una tarde, decidir cómo iba a mover mi cuerpo en cada parte, que entonaciones iba a hacer y todo esto, al enfrentarme al público, me daba bastante seguridad. Te aseguro que la sensación CAMBIA al practicar.

RETO: Practica tu discurso seis veces, dos días antes de tu presentación.

3. ¡ENSEÑA!

Es hora de dejar de verte como la víctima cuando vas a hablar en público. La oveja en el matadero pues… ¡NO! No lo eres, tú tienes algo valioso que aportar a las personas que te escuchan ¡por algo están ahí!

Entonces cambia tu actitud y ve a enseñar con amor el tema del que hablarás. Este cambio de perspectiva te llevará a grandes lugares y te ayudará a dejar de centrar tu atención en ti, y cambiarla a aportar algo valioso a otros. Sin forzar nada, sólo dando de lo que tienes.

Así que deja de enfocarte en tí y aporta algo valioso y útil a tu público.

RETO: En tu próximo discurso, ¡ENSEÑA! ¡Ayuda a otros!

¡Y… este fue el post de hoy!

¡Sé que avanzarás! Enfócate en aprender cada día para avanzar y tener seguridad a la hora de expresarte y presentarte frente a otros.

¡Gracias por leer! 

Si te interesa la organización y productividad puedes ver nuestro post sobre «Visualiza tu 2021 | 4 pasos para hacer un VISION BOARD en Collage Digital».

Referencias

Theo Tsaousides Ph.D. (27/11/2017). Psycology Today: «Why are we scared of public speaking?».

Wikipeia. (S.f.). Glosofobia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *